dijous, 12 de gener de 2012

22, 23 i 24, SEMPRE

Cual Ave Fénix, cada pocos meses o semanas resurge el tema de las fechas de las Fiestas de Moros y Cristianos. Recientemente, UdyP, que es un partido nacionalista – y que, por cierto, están en su derecho de resucitar las teorías españolistas de José Antonio Primo de Rivera –, ha vuelto a sacar a colación el tema. Dicen que si pasamos Nostra Festa a finales de semana la hostelería y el turismo se beneficiarían de ello; y debo de reconocer que de economía esta gente sabe más que un servidor: en su programa electoral defendían la industria armamentística como creadora de riqueza y puestos de trabajo. La respuesta del alcalde ha sido bastante ambigua como cabía esperar de él; o se está de acuerdo o no, pero hablar sin decir nada debo reconocer que no es una virtud que servidor posea.
Para UdyP y otras gentes, la alcoyania o no existe o está subordinado a intereses económicos de unos cuantos que se marcan como objetivo el lucrarse sirviéndose de las Fiestas de Moros y Cristianos. Para ellos, Nostra Festa es un espectáculo y, o un negocio no es un sentimiento. Y servidor por ahí no pasa. No estoy dispuesto a servir de comparsa para que unos cuantos hagan su agosto en abril. Servidor no es fester al servicio de nadie, sino de la alcoyania expresada en sus Fiestas de Moros y Cristianos. Me siento muy alcoyano y valenciano, y mi pueblo y cultura se expresa, entre otros acontecimientos, a través de Nostra Festa, con sus innumerables defectos, contradicciones y errores. No soy yo persona que se esconda y calle ante ellos. Pero ser fester –insisto- para que otros saquen provecho económico, eso jamás. Nostra Festa es una expresión de la antropología de mi ciudad, de mi pueblo y cultura valenciana. De mi sentimiento alcoyano.
Mercantilizar los sentimientos nos llevará a acabar con estos mismos sentimientos. Y a mí me tendrán siempre en contra. Recuerden que hace unos años el alcalde Sanus quiso cambiar la fecha de las Fiestas de Moros y Cristianos, la respuesta del pueblo fue la que todos conocemos, se retiró la propuesta, cayó un presidente de la Asociación de san Jorge y el mismo alcalde ya no levantó cabeza. Recuerdo que fui la única persona que ocupaba un cargo de confianza política que no se sumó a un manifiesto apoyando el cambio, todavía no ha nacido quien me diga lo que tengo que hacer o decir, me puedo equivocar pero soy independiente en mis decisiones y autónomo en mis actitudes. También es verdad – y siempre que tengo ocasión lo manifiesto- que en ningún momento se me pidió que dimitiera o se me censuró por mi actitud. Nunca, aunque tampoco lo hubiera consentido.
Debo reconocer que desconfío de las autoridades políticas de Alcoy, eso que llaman el tripartito, y que aunque de ideología nacionalista y de izquierdas me opondré con todas mi fuerzas al cambio de fechas, y no se me caerán los anillos si debo posicionarme al lado del Partido Popular, sólo un descerebrado puede llamarme conservador o derechista. Y debo reconocer, como he señalado anteriormente, que la respuesta del alcalde no me ha tranquilizado, ya que sigue la pauta de quedar bien con todos y sabemos que quienes adoptan esta actitud, a su vez, quedan mal con todos. Me ha parecido una respuesta mediocre, de un mediocre a un problema mediocre.
Servidor, nieto de festers, hijo de fester, hermano de fester, sobrino de fester, fester y padre de festers considera intocable tres aspectos de Nostra Festa: el patronazgo de san Jorge, las fechas del 22,23 y 24 de abril con los consabidos cambios por motivos de Semana Santa y mi no más rotundo a las escuadras mixtas. Todo lo demás podemos negociarlo.
Y aunque no está muy relacionado con el tema pero como sé que dentro de nada volverá a surgir el tema de la discriminación de la mujer en la Festa y que, al menos, el BLOC y Esquerra Unida volverán a la carga sobre ello, debo decirles que en la fiesta de Cap d’ Any sobre la plataforma en la que se colocaron los aparatos para la música ensordecedora y desde la que hablaron los organizadores, se colocó una chica con poca ropa realizando una serie de contorsiones físicas, o sea, siendo tratada como un objeto erótico - me parece que se llaman gogos, o algo así -, mientras que en la otra punta de dicho escenario un chico joven también realizaba movimiento rítmicos pero iba totalmente vestido. El tripartido no ha condenado este hecho, nadie lo ha hecho, pero que luego no me digan que el papel de la mujer en la Festa es simplemente decorativo. Teniendo razón, carecen de autoridad moral para dar lecciones de igualdad sexual, después de visto lo visto el Cap d’ Any.

1 comentari:

Sell*llés ha dit...

A banda del cinisme magenta, del que passe olímpicament. Entenc que, com a fester, done el seu punt de vista al seu blog. Faltaria més! Segurament la seua opinió no és compartida per molts altres festers i no festers alcoians. Personalment, no hi veig gaire trellat amb això de vestir la dona diferent o impedir les esquadres mixtes. Però cadascú és cadascú.

El que més m’ha cridat l’atenció, però, és que compara l’espectacle de cap d’any amb el sentiment de la Festa alcoiana. Pense que ha pixat fora de test i ha tirat mà d’una dosi molt alta de demagògia. Al mateixos boatos, sovint, ixen les dones més lleugeres de roba que els homes, i no l’he vist queixar-se per açò. Demagògia.

Salutacions. Sellés